Bienvenido
En el Hotel Estelar, nuestro valor principal es el trato amable y cordial hacia nuestros clientes. Usted siempre tendrá una respuesta oportuna y sugerencias por parte de nuestro personal para hacer su estancia más placentera.
TAXCO: Plata y Teja, Destino Eterno

Por Salvador González Vilchis.

Datos Generales

Extensión: 347 km2, 0.54 % de la superficie total del estado de Guerrero
Localización: al norte del estado, a 1 752 msnv
Clima: La temperatura anual promedio es de 18°C;Los meses más calurosos: marzo, abril y mayo; en diciembre refresca bastante
Festejos principales: Feria Nacional de la Plata, Semana Santa y las Jornadas Alarconianas
Cómo llegar: partiendo de la ciudad de México se transita por la carr 95, México-Cuernavaca-Puente de Ixtla > Taxco. Tiempo aproximado: 2 horas 15 minutos

Pertenece a las ciudades cuyo atractivo radica en la topografía; esto es, en la «técnica de representación sobre un plano un plano de las formas del terreno, con los detalles naturales o artificiales que tiene; disposición, relieve de un terreno». Por eso mismo, toda ella atrae. Toda ella es un espectáculo de calles rotorcidas, callejones y esquinas que parecen picar, de tan agudas e incisivas. Y aunque la parroquia de Santa Prisca, sin duda una de las más reconocidas por el turismo nacional e internacional es su característica y símbolo más difundido, también gozan de fama el Museo Spratling, el ex Convento de San Bernardino, la Casa Borda, la Casa Humboldt, la Casa Juan Ruiz de Alarcón, la Casa Figueroa; el Templo de San Miguel y la ex hacienda del Chorrillo.


Y sus innumerables platerías, a cada paso, en las que los diseños cada día ofrecen otro giro a los tradicionales, reconsiderando y reconquistando con ello los gustos y recovecos estéticos del paseante. Ya que los plateros, atentos a la importancia que representa el turismo, ofrecen en sus vitrinas desde un simple recuerdo hasta lo más sofisticado en vajillas y objetos suntuarios; es decir, todo al alcance de cualquier bolsillo. Por eso el gusto de portar un dije, una pulsera, un anillo, unos aretes; o un abrecartas, cigarrera o un jarrón, ya en el escritorio o en la sala, se complementa con la expresión: «Es de Taxco».


Por eso, desde hace tiempo, el turismo nacional e internacional tiene en Taxco un nicho en e¡ que busca intimidad y regocijo visual, pues lo abigarrado de sus calles y las vistas que ofrece son hermosas, evocativas. De noche es similar a un «Nacimiento», como se dice. Y ya dependerá de gustos y aficiones, para dictaminar cuál es el Taxco preferido. Aún se recuerda la estadía de Marilyn Monroe, en 1962, cuando el cineasta mexicano José Bolaños le llevó serenata, con lo que probablemente se inició el último romance de la Diosa. O la visita de ella al Bar Paco, en Plaza Borda, para disfrutar muy de cerca Santa Prisca. Y las visitas continuas de Siqueiros, Diego Rivera, Miguel y Rosa Covarrubias, Nelson Rockefeller (ciertamente todos ellos para saludar y convivir con Spratling, pero también para gozar de Taxco), etcétera.

Y por ser una ciudad que transmite su esencia, no hace falta más que sentarse en una banca de sus jardines y emprender entonces el soliloquio, amparado por la sombra de los árboles. Pero también es muy recomendable y agradable visitarla en grupo, caminarla, fatigarla, y luego disfrutar de la excelente comida regada con vino o con cerveza o con mezcal taxqueño, para que «las cosas sepan mejor». Precisamente, y hablando de restaurantes, La Ventana de Taxco sirve comida mexicana e internacional; El Taxqueño, en el hotel Montetaxco, igual. Otros son el restaurante-bar La Parroquia, en Plaza Borda, que además tiene capacidad para banquetes y eventos sociales; as¡, en la terraza caben 40 personas y 62, en la planta baja; capacidad que varia de acuerdo con el montaje, y el también restaurante-bar Paco, inaugurado en 1937, y en cuyo menú se aprecia, ante todo, el buen gusto. Pero si se trata de saborear el pozole estilo Guerrero,

Pozolería Tía Calla, también en Plaza Borda, ofrece el mejor, sencillamente, ya verde, blanco o rojo. 0 La Pagaduría del Rey, restaurante-bar, lujo al alcance del paladar.

Pero todo el poblado taxqueño es lo que atrae, reiteramos. Un todo unitario que permanece pero que se renueva cotidianamente. Pues cada viajero que pasea, recorre y disfruta de los rincones y calles empedradas descubre otros ángulos porque, aunque en apariencia sean los mismos, la calidad de la observancia, apoyada en el presente, convierte la estadía en sueño cumplido. Y ante el caserío, con tejado rojo, pared blanca, faroles, macetas, malvones y bugambilias, y la vestimenta de las mercaderes afuera del Museo Guillermo Spratling, no hay otra opción que emprender su reconocimiento. Asimismo las máscaras, tan representativas del estado: viejos, viejitos: lampiños, barbados y rozagantes, etcétera; todas teatrales pero igualmente atractivas e interesantes. Y los amates, cuyas pinturas prosiguen ilustrando los otros ayeres de la región. Ese material artístico puede adquirirse en los alrededores de Santa Prisca y en la calle de la Veracruz, en la Plazuela de Bernal, en el Mercado Municipal de Artesanías, y demás.

 
Hotel Estelar copyright 2009    
Powered by Digitus